Bares “de viejo” en Madrid para comer hasta saciarse

Por busca@dmin El 15 de septiembre de 2015

¿Sabías que en Madrid puedes hartarte a comer por tan sólo 10 euros? Si sabes escoger los bares más indicados disfrutarás de platos abundantes por muy poco dinero. Como decía Ramón Gómez de la Serna “Madrid es quedarse alegre sin dinero”.

Existen en la capital gran número de bares sencillos para satisfacer el apetito de quienes tienen hambre y poco presupuesto. Bares de toda la vida que cuentan con platos que te sorprenderán. Anímate a descubrirlos rastreando las distintas zonas del centro:

bares en Madrid

1.    La Gran Vía

Si caminas por la Gran Vía con atención, descubrirás un montón de establecimientos callejeando por las calles aledañas. Sin ir más lejos, en la calle Chinchilla encontrarás Rio Xallas, un local en donde el propio camarero te ofrece el ordenador portátil para que elijas tú mismo la canción. En la calle Valverde, al límite con el barrio de Malasaña, sobrevive El Cochifrito. Es un bar muy conocido por sus tapas; en invierno invitan a sopa de cocido incluso antes de que algunos clientes pidan en la barra.

2.    Malasaña

El Palentino es, sin duda, un clásico entre los clásicos. En la madrileña calle del Pez, este bar es refugio de una clientela fiel muy variopinta. A muchos sus bocadillos grasientos les devuelven recuerdos tiernos de la infancia. Muy cerca, el Bar Lozano también es un pequeño bar que sirve hamburguesas y minis –también conocidos por litros, macetas o katxis- a partir de las 8 de la tarde.

3.    Lavapiés

Si estás cansado de los bares modernos y caros de la zona, recuerda que siguen existiendo los bares de viejo de toda la vida. Si te gustan las albóndigas, no te puedes perder el bar Jamón, en la calle Lavapiés; en su interior tiene el inconveniente de haber demasiado olor a comida; por eso te recomendamos coger sitio en la terraza. En la calle Valencia puedes disfrutar de un buen vermut con boquerones en vinagre, pescaíto frito,  o gambas.

4.    Chamberí

La calle Hartzenbusch es un nido de bares baratos donde comer buena cocina española; uno de ellos es Casa Loreto. Si pides un botellín es muy posible que te pongan una tapa generosa de fideuá o una ración de patatas con costillas; en la misma calle se encuentra la Casa de la Tortilla. No te dejes engañar por su aspecto cutre, con la cerveza te pueden invitar a una tapa de arroz con bogavante.

Hay muchas personas que prefieren los bares cutres de viejo para disfrutar de la cocina española, no sólo porque se coma bueno y barato, sino también por su ambiente único y sabor auténtico.