¿Por qué se le llama “tapas” a los aperitivos?

Por busca@dmin El 8 de septiembre de 2015

El aperitivo y cerveza es una tradición gastronómica que lleva siglos con nosotros. Esta porción de comida que regalan con la consumición de bebida en los bares, puede ser tan variada como ilimitada en sus ingredientes. Hay tapas de todo tipo, para todos los gustos y temporadas del año.

Existen diferentes teorías sobre el origen de la tapa, ya que esta costumbre tiene varios siglos de antigüedad. La fecha más antigua que se maneja es del siglo XIII, cuando el rey Alfonso X el Sabio siguió un tratamiento a base de vino para combatir su enfermedad; para que la bebida no le afectara tanto comenzó a acompañarla con una pequeña ración de comida. Cuando se hubo curado, mandó que en las ventas y mesones de Castilla se sirviera siempre un pequeño plato de comida junto a la bebida, para contrarrestar los efectos del alcohol.

En el siglo XV se contaba que el rey católico Fernando II  de Aragón, estando de viaje a Andalucía, paró con su corte en una venta llena de moscas. El tabernero, para evitar que los insectos entraran en el vaso del monarca, puso una loncha de jamón encima y dijo “Aquí tiene su tapa, Majestad”. Es posible que aquí esté el origen de la denominación de “tapa” para referirnos al aperitivo.

Existe una historia muy similar aplicada a una leyenda del siglo XIX, en un viaje de Alfonso XIII a Cádiz. El rey pasó por el Ventorrillo del Chato y tomó un vaso de vino de Jerez. Cuando se levantó viento y polvo, el camarero tapó el vaso del rey con una loncha de jamón, y cuando el rey quiso pedir otro vaso, lo pidió “con otra tapa igual”.

Puede que todas estas historias expliquen el origen de la tapa, aunque hay estudios que indican que surgió entre los campesinos y jornaleros del siglo XIX. Éstos preferían tomar pequeños aperitivos acompañados de vino, para evitar las comidas copiosas que podían dificultar su trabajo a lo largo de la jornada.

Es posible que el origen del binomio tapa-cerveza o tapa-vino esté en los propios dueños de las tabernas, que quisieron estimular el consumo de bebida regalando un aperitivo.