Descansar bien por la noche relajando todos los músculos y estirando la columna, es algo que no se debería infravalorar si queremos cuidar nuestra salud.

Por esto, ASOCAMA (Asociación Española de la Cama) recomienda cambiar el colchón más o menos cada diez años, independientemente del uso que se la haya dado.

Pero, ¿sabemos cuál es el colchón que mejor se adapta a nuestra forma de dormir?

Hay muchas clases de colchones y cada una de ellos se adecua a nuestras  diferentes exigencias y costumbres. Podemos dividirlos de la siguiente manera:

Colchones de muelles: son el tipo de colchón más vendido porque suele ser más económico. Ofrecen una buena sujeción para la espalda, pero con los años se deforman mucho.

Colchones de látex: están hechos de material elástico procedente del caucho vegetal. Son hipoalergénicos y duran más que los de muelles, pero son muy sensibles a la humedad y si la cogen hay que airearlos.

Colchones viscoelásticos: son muy confortables. Están especialmente indicados para las personas que sufren de dolores musculares y óseos. Son más caros que los anteriores.

Colchones de espuma: su calidad varía según la marca. Aquellos más caros son más cómodos, sin embargo los más baratos tienen fama de ser poco duraderos y menos confortables.

Colchones de lana: son los más “antiguos” y por eso son difíciles de encontrar. Son resistentes y duraderos, pero necesitan muchos cuidados.

Futones: tienen su origen en la cultura japonesa. Son firmes, decorativos y suelen ser bastantes asequibles. Desafortunadamente, se deforman con el uso.

Sea cual sea la cama que elijas, hay que saber cuáles son las tres características imprescindibles de una buena superficie de descanso: firmeza, homogeneidad y adaptabilidad.

Para cuidar nuestro colchón, y nuestro descanso, se recomienda darle la vuelta cada seis meses  para que el desgaste sea homogéneo. También se aconseja la ventilar la cama diariamente para evitar la acumulación de humedad.

Si estás pensando en cambiar las ventanas de tu casa y has escuchado hablar de la carpintería de PVC, deberías conocer todas las ventajas que te ofrece este material aislante y ecológico.

En primer lugar, el hecho de que sea un material totalmente aislante, hace que tenga un excelente balance energético. De esta manera, este tipo de ventanas con carpintería de PVC es capaz de aislar hasta cuatro veces más que la carpintería de aluminio tradicional y la de madera.

Hay algunos ejemplos de esta carpintería de PVC que son, además, respetuosas con el medio ambiente ya que se pueden llegar a reciclar ya que los materiales están libres de metales pesados.

Este tipo de ventas de PVC lleva un sofisticado proceso de fabricación y control. Además, tienen que superar unos controles de calidad que exige la UE.

Las ventanas de PVC son ignífugas. Es decir, a pesar de que el incendio sea muy agresivo, este tipo de material soporta sin deformarse. Tampoco es inflamable y no propaga el fuego.

Otra de las ventajas de las ventanas de PVC son la variedad de diseños y colores que te ofrecen los fabricantes. Cada vez están más adaptadas al diseño de tu casa, algo, sin duda muy de agradecer.

Otro de los puntos fuertes de esta carpintería de PVC es su eficiente aislamiento acústico. Si a esto unimos, un acristalamiento adecuado, este tipo de ventanas puede reducir el ruido por encima incluso de 45 decibelios.

También permiten la evacuación de la humedad hacia el exterior con mayor facilidad.

Fácil limpieza. Tan solo hace falta limpiarlos con agua y jabón. Es muy sencillo y práctico.

No se oxidan a pesar de que muestren algún golpe.

Para terminar, los expertos insisten en que son muy ventajosas en cuanto a calidad precio ya que no hay que olvidar que mientras el precio de la luz siga subiendo, el dinero se nos puede estar saliendo por las ventanas si éstas no tienen un correcto aislante térmico y acústico.

Seguramente hayas escuchado hablar del Plan Renove de ventanas. Se trata de un plan de ayudas que te permite cambiar tu ventana por otra de mejor comportamiento término, algo con lo que podrás ahorrarte hasta un 70% en tu factura de luz y de aire acondicionado.

Este plan Renove de ventanas te permite cambiar las ventanas, tanto el vidrio como el marco con el fin de proteger el medio ambiente ahorrando, también, energía.

Las autoridades, siendo conscientes del importante ahorro que supone algo tan sencillo como cambiar tus viejas ventanas por otras mejor aisladas, tiene un programa de ayudas a través de las distintas comunidades autónomas.

Son éstas las que gestionan estas ayudas económicas para aquellos que quieran cambiar sus viejas ventanas de aluminio o mal aisladas por otras de carpintería de PVC, un material aislante que permite que no pase el frío en invierno ni el calor en verano.

Dependiendo de la comunidad autónoma donde te encuentres, existen distintos plazos. Los trámites son también diferentes en cada una de ellas. Cada una edita suele publicar en una página web el total de la ayuda de que dispone para este fin.

Así que, dependiendo de donde residas, deberás informarte, sobre todo para que no se te pase el plazo. Para este 2012,  hay algunas comunidades autónomas que no han especificado este tipo ayudas para el Plan Renove.

Otras, como Castilla y León específica que, para este año, la única manera de solicitarlo es a través de su página web. Además, en este caso, los únicos que recibirán la ayuda son los fabricantes o instaladores oficiales que lleven a cabo los trabajos en las ventanas de los consumidores.

Para solicitar esta ayuda, es muy importante que consultes el localizador geográfico de empresas colaboradoras. En la mayoría de los casos son éstos los que tramitarán la subvención a la entidad, sin que esto conlleve un coste extra.

Si estás conforme con el presupuesto aceptado por la comunidad autónoma, se realizará el pago, con el correspondiente descuento. Esto supone una ventaja añadida ya que no tendrás que adelantar el dinero que te devuelven con esta ayuda del Plan Renove.

Aunque pensemos que las ventanas son los elementos más importantes de una casa para un correcto aislamiento acústico y térmico, no podemos olvidarnos del papel fundamental que juegan también las puertas, clave también para el ahorro de energía y, cómo no, en la factura de la calefacción y el aire acondicionado.

Y es que es a través de las puertas por donde entran muchas corrientes de aire en invierno, provocando la consiguiente bajada de temperaturas en el interior de la casa. Por eso, los expertos recomiendan asegurarnos de que las puertas de nuestra casa, tanto las de entrada como las de la terraza o demás elemento eterno, conservan el calor en invierno y el frío en verano.

En el mercado, existen un tipo de puertas fabricadas en PVC, que aísla y protegen a nuestra vivienda también de la contaminación acústica. Eso, evidentemente, ayuda a ahorrar tanto en energía como en las facturas de la luz, con lo que ello conlleva a la protección del medio ambiente.

Otro de los beneficios que encontrarás si decides cambiar las puertas de tu vivienda por otras más eficientes será la seguridad extra que aportarás a tu vivienda. Existen, incluso, en las puertas de la entrada algunas fabricadas con refuerzos de acero, incluso y se pueden elegir distintos tipos de paneles y formas.

Un buen aislamiento a través de las puertas contribuye a la reducción de los agentes contaminantes provenientes del exterior, como polvo o ácaros, por ejemplo.

Otra de las ventajas de este tipo de puertas es que pueden adaptarse, según al fabricante, a algunas necesidades especiales que antes parecían insalvables. Hablamos de aperturas especiales, entre ellas la corredera oscilo paralela o la corredera plegable a modo de ‘libro’ para ir abriendo por ‘fases’.
Pero si quieres saber más sobre los tipos de puertas que existen en el mercado, no dudes en consultar con expertos y distribuidores. Ellos te aconsejarán cuáles son las ventajas dependiendo de tu vivienda. No olvidemos que cada casa es única. Y tú contribuyes con estas mejoras a ello.

Con el fin de sustituir antiguas ventanas y cerramientos por otros térmicamente más eficientes para ahorrar energía y dinero, la Generalitat ha convocado para este 2012 un nuevo Plan Renove de ventanas en Cataluña. Las solicitudes tenían como plazo de entrega hasta el 30 de abril de 2012, fecha tope para que los interesados pudieran solicitar formalmente esta subvención que puede alcanzar hasta los 4.000 euros.
Si por un motivo o por otro no has podido presentar a tiempo la documentación o desconocías esta interesante ayuda para el cambio de ventanas y cerramientos, te explicamos en qué consiste este plan que también se lleva a cabo en otras comunidades autónomas, como Madrid, Andalucía, Castilla y León o Castilla-La Mancha.
Para que el año próximo estés informado de requisitos y la documentación a presentar, no pierdas de vista la página oficial del Plà Renova’t, donde se irá informando puntualmente de las fechas, las oficinas de información y recogida de documentación, las empresas adheridas a este Plan Renove, el formulario de solicitud, así como los presupuestos y la cuantía de la subvención.
Algo que resulta especialmente útil de esta web oficial es la pestaña a través de la cual, con tu número de registro, puedes consultar el estado de tu solicitud. Uno de los puntos más interesantes son los de la cuantía de la ayuda.
Si eres particular, en cerramientos: 130 euros por metro cuadrado hasta un máximo de 3.000 euros. En protecciones solares, 40 euros el metro cuadrado, con un máximo de 1.000 euros. Algo que debes tener en cuenta para la solicitud es que la suma de las dos cantidades no deberá superar los 4.000 euros por solicitante.
Si, por el contrario, tu caso es el de edificio de viviendas, en cerramientos se subvenciona a 100 euros el metro cuadrado. En el de protecciones solares, se pagará a 40 euros el metro cuadrado. En este caso, la suma de las dos cantidades no podrá superar los 100.000 euros por beneficiario.
Otro aspecto que debes tener en cuenta es que en todos los casos, la inversión mínima para el cambio de cerramientos es de 1.000 euros. Además, lo máximo que puedes recibir no debe superar el 34% del coste total.
Si te queda alguna duda, no dudes en consultar esta página donde encontrarás, a un clic todas las respuestas a tus preguntas sobre este cambio de ventanas que te permitirá un ahorro más que importante.

Si pensabas que el buen o mal aislamiento térmico o acústico de una casa depende solamente de las ventanas y cerramientos, estás muy equivocado. Y es que aunque a veces no las prestemos la atención que se merecen, las persianas son una parte fundamental en la vivienda no solo para oscurecer y proteger, sino también para aislar del ruido del exterior, así como mantener la casa fresca en verano y caliente en invierno.

Por este motivo, los expertos subrayan la importancia de instalar unas buenas persianas en nuestra vivienda, algo que, además de crear bienestar en nuestro hogar nos puede ayudar a ahorrar energía y dinero en la factura de la calefacción y el aire acondicionado.

Unas persianas mal diseñadas, pueden ser fuente de problemas, tanto mecánicos, como de aislamiento térmico y acústico. Aunque cada marca tiene sus propios sistemas, existe uno bastante novedoso basado en el concepto Rolapuls. En realidad, este sistema lo que hace es integrar las tres funciones básicas de la ventana.

Por un lado, oculta el cerramiento, por otro lleva una protección antimosquitos que se enrolla. Para terminar, el aislamiento se realiza a través de una pieza de poliestireno. Muchas marcas también disponen de colores para elegir el que más se adapte con nuestro estilo o el de nuestra casa.

Otra opción son las lamas como complemento para las ventanas. Esto lo que permite es un ahorro muy importante. Hasta un 30% podemos llegar a ahorrar cuando están bajadas alrededor de 12 horas al día.

Por último, también podremos elegir los perfiles de PVC de nuestras persianas. Al parecer, dan un resultado muy bueno respecto a duración en el tiempo y calidad del material.

Así que, ya sabéis si estáis pensando en una manera de ahorrar, ya podéis dedicaros a las persianas, un punto de fuga de calor y entrada de ruido que pude resultar muy caro para las economías familiares.

Casi todas las Comunidades Autónomas están dando subvenciones para la sustitución de ventanas, unas ayudas de las que te podrás beneficiar si quieres cambiar tus antiguos cerramientos por otros más eficientes energéticamente y reducir la factura y el consumo de energía.
Si tu vivienda se encuentra en Málaga, puedes informarte de los requisitos, plazos y ayudas en la Agencia Andaluza de la energía. Para cambiar las ventanas en Málaga dispones de una red oficial de distribuidores y fabricantes que te ayudarán a solventar todas las ayudas que puedan surgirte sobre los presupuestos que debes presentar para pedir esa subvención, así como los distintos tipos de ventana dependiendo de cuáles sean las características de tu local o vivienda.
En general, y aunque hay un sinfín de modalidades, uno de los sistemas de ventanas más aislantes son los practicables. Son tan eficientes, que puedes llegar a ahorrar hasta un 70% en la factura de aire acondicionado y, en invierno, en la de calefacción. Dentro de esta modalidad, puedes encontrarte con las ventanas abatibles de giro vertical, que pueden ser de apertura interior y exterior, las de giro horizontal (ventana proyectable si sale hacia el exterior), de apertura giratoria (la hoja gira en un eje central) y la oscilobatiente. En esta última, se permite que la hoja se abra de dos maneras: vertical y horizontal.
Otra opción muy demandada es la de las ventanas deslizantes. Sus diseños ligeros, elegantes tienen como ventaja la gama tan variada de colores y acabados con los que puedes jugar.
Con el verano a la vuelta de la esquina, y teniendo en cuenta que Málaga es una de las provincias con temperaturas más elevadas, una nueva ventana asilada térmicamente puede hacer que te olvides del aire acondicionado y de las, en ocasiones, temidas facturas de luz dado el alto coste energético de este tipo de aparatos.

¿Sabías que un correcto aislamiento térmico en tu casa te puede hacer ahorrar hasta un 70% en el gasto de calefacción y de aire acondicionado? Un buen acristalamiento es más que aconsejable si queremos contribuir al bienestar y confort de nuestra casa, así cómo en un ahorro en el gasto de electricidad, que cada año sigue subiendo.

A continuación, te recordamos algunas de las recomendaciones que ha hecho públicas el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), perteneciente al Ministerio de Industria, Energía y Turismo en su “Guía Práctica de la Energía. Consumo Eficiente y Responsable”, que este año cumple su tercera edición.

1. Si va a construir o rehabilitar una casa no escatime en aislamiento para todos los cerramientos exteriores. Ahorrará dinero en climatización y ganará en confort.

2. Instale ventanas con doble cristal, o doble ventana y carpinterías con rotura de puente térmico.

3. Asegúrese de que los cajetines de sus persianas no tengan rendijas y estén convenientemente aislados. Aunque parezca lo contrario, por este lugar también hay numerosas fugas.

4. Detecte las corrientes de aire con algo tan sencillo como una vela encendida. Esto le ayudará a saber exactamente dónde entra y sale el aire, provocando las inevitables fugas de calor y la entrada de frío. En un día de mucho viento, sujétela junto a ventanas, puertas o cualquier otro lugar por donde pueda pasar aire del exterior. Si la llama oscila, habrá localizado un punto donde se producen infiltraciones de aire.

5. Disminuya las infiltraciones de aire de puertas y ventanas, tapando las rendijas con métodos tan baratos y simples como silicona, masilla o el burlete. Además, las cortinas, evitarán que se noten tanto estas fugas.

6. Cierre el tiro de la chimenea cuando no la esté usando, evitará que haya fugas por este lugar.

Fuente: Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE)

Aunque el buen tiempo se está resistiendo a llegar este tiempo, en pocas semanas tendremos aquí las altas temperaturas. Y, como cada año, llega el miedo a pasarse con la factura del aire acondicionado, sobre todo en las grandes ciudades y zonas donde el calor aprieta con fuerza desde junio a septiembre.

Si tu vivienda tiene ventanas aislantes y dispone, por tanto, de un buen aislamiento térmico, puedes conseguir un ahorro de energía de hasta un 30% en tu factura de electricidad.

Para conseguir un buen aislamiento, es recomendable equipar nuestra vivienda con ventanas aislantes que eviten la entrada de calor. De esta manera, consumiremos menos energía a la hora de aclimatar nuestra casa en verano y en invierno, el calor no se marchará por estos cerramientos. Hay que recordar que aislar bien una casa puede llevarnos a ahorrar un 70% en la factura de electricidad, algo que, notaremos, y mucho, en nuestros ahorros.

Otras recomendaciones para ahorrar son:

–    Instalar toldos en las ventanas donde reciban mayor cantidad de rayos solares en las horas de más calor.
–    Bajar las persianas y correr las cortinas en las horas de más calor.
–    Establecer en 26º la temperatura de climatización del aparato de aire acondicionado.
–    Abrir las ventanas cuando haya menor riesgo de que el calor se cuele en nuestra casa, es decir primera hora de la mañana o última de la noche. El resto del día, intentar mantener todo cerrado.
–    Instalar otros aparatos que consumen menos energía, como los ventiladores de techo. Al menos en algunas habitaciones.
–    Mantener los aparatos de aire acondicionado en lugares donde apenas les de el sol. Si están en la azotea, es conveniente que estén cubiertos de alguna manera.
–    No arrancar el aparato de aire acondicionado a una temperatura menor de lo normal, eso conlleva un gasto de energía muy importante.

Conseguir que los edificios apenas consuman energía en un plazo de menos de diez años es uno de los retos del I Congreso de Edificios de Consumo de Energía Casi Nulo (EECN) que se celebrará el 7 y 8 de mayo en la Feria de Madrid (IFEMA) y en el que se analizarán las implicaciones de la nueva Directiva europea relativa a la Eficiencia Energética de los Edificios.

Entre los aspectos que se tratarán en este congreso, se encuentran la Arquitectura y urbanismo en el diseño de EECN, el análisis de materiales y soluciones constructivas, como el aislamiento térmico y acústico.

Además, en las distintas mesas redondas y conferencias, se tratarán también casos concretos como los aislamientos de Durabilidad Casi Secular (ADCS) o la importancia del hueco en la fachada.

Durante los dos días del congreso, se darán cita los distintos actores relacionados con el sector de la edificación y la energía, así como un gran número de representantes del sector de la construcción, la arquitectura y los servicios relacionados con la adopción de la Directiva europea de Eficiencia Energética de los Edificios (Directiva 2010/31/UE).

Este encuentro, que nace con el sueño de convertirse en un referente anual en el sector, se llevará a cabo en el marco de la Semana Internacional de la Construcción y pretende ser un foro de debate para conseguir edificios que apenas consuman energía en muy pocos años.

Arquitectos, ingenieros, constructores y promotores, Fabricantes de Materiales y Equipos, Administración Pública, Administradores de Fincas, Instaladores, se darán cita durante estos dos días que servirán para afianzar el resultado de este congreso que pretende ser un referente en el sector en años venideros.

El encuentro de todos los diversos actores implicados en el proceso servirá para afianzar el resultado y aplicabilidad real de las conclusiones obtenidas durante el Congreso.