Las puertas correderas, opción estética y “salva espacio”

casasostenible Por casasostenible El 23 de febrero de 2012

Reformar un hogar no es simple. Con los espacios reducidos de la casas de hoy en día encontrar la mejor solución para guardar sitio y seguir al mismo tiempo una línea estética puede resultar complicado.

La nueva tendencia arquitectónica se basa en la creación de espacios muy amplios tipo loft que dividen el espacio sin perder la sensación de amplitud.

En este sentido uno de los problemas que se presenta en la mayoría de los casos es, la inclusión de puertas. A pesar de su tamaño, una puerta siempre limita el espacio a su alrededor. Además quita la posibilidad de ocupar la zona con algo más útil, como un taburete o un pequeño armario, para almacenar o sujetar cosas que de otra forma se quedarían alrededor ocupando espacio.

Para obviar al problema se pueden instalar puertas correderas. Esta clase de puerta – al ocultarse en la pared en vez de abatirse por la habitación – permite ahorrar algo de espacio decorando al mismo tiempo el hogar gracias a los múltiples materiales y colores de fabricación.

Especialmente indicada cuando se dispone de un espacio reducido, también puede solucionar problemas de barreras arquitectónicas, ya que una puerta tradicional es un obstáculo para la realización de determinadas acciones por personas con dependencia física o movilidad reducida.

Por otra parte las puertas correderas son la alternativa más popular en el cerramiento de terrazas, patios y salones con balcón. Dotadas de un sistema de cristales con aislamiento térmico y acústico, permiten disfrutar de la luz natural y del paisaje manteniendo la temperatura del hogar y alejándola de los ruidos externos.

Actualmente el uso de puertas correderas ya no es tan sólo para entrar a una habitación, se han convertido en algo más: un elemento esencial en la decoración y la reforma de la casa.