La tecnología aplicada a las cirugía mamaria ha avanzado mucho durante las décadas que han pasado desde que, allá por el año 1962, los especialistas Thomas Cronin y Frank Gerow desarrollaran en la Universidad de Texas los primeros tipos de implantes.

Prótesis mamarias: ellas las prefieren naturales

Desde aquellos años, la calidad de estos productos ha aumentado notablemente. Durante los ochenta y los noventa lucir voluptuosa era la consigna.

Sin embargo, y a pesar de que las prótesis son aún más seguras, en la actualidad las mujeres que acuden a los centros médicos especializados lo hacen buscando resultados naturales que las hagan lucir mejor y que, al mismo tiempo, fortalezcan su autoestima.

En este sentido, el Dr. Antonio Pineda, responsable de la Unidad de Cirugía Estética de Clínica Londres corrobora lo expresado al afirmar que “la tendencia actual es elegir prótesis más pequeñas. Las pacientes buscan sobre todo resultados naturales. Quieren que su nuevo pecho esté en armonía con su cuerpo, sin excesos”.

El mismo especialista asegura que las cirugías mamarias continúan siendo las más solicitadas. Afirma que “aproximadamente el 60% de nuestra actividad son las intervenciones mamarias, principalmente el aumento de pecho (75%), seguido por la elevación de senos y en tercer lugar la reducción”.

Además, otro dato relevante mencionado por el doctor Antonio Pineda revela que “el índice de satisfacción de nuestras pacientes es del 97%. Esto se debe a que los resultados se aprecian de manera prácticamente inmediata y las posibles complicaciones son mínimas, menos del 3%”. En este punto es importante recalcar que la clave para el éxito del procedimiento siempre será que la paciente se informe bien y escoja un centro con prestigio, serio y con experiencia, en el que se le someta a todas las valoraciones y pruebas físicas previas que se necesiten.

La mayoría de las mujeres han buscado al menos una vez algún tratamiento que les ayude a combatir de manera efectiva los efectos que la celulitis causa en la piel. La celulitis aparece debido a un proceso natural provocado por el estrógeno y se manifiesta con el ensanchamiento progresivo de las células grasas que se hallan en el tejido subcutáneo.

El único láser con la aprobación de la FDA para la eliminación de la celulitis

Con el paso de los años, los especialistas se han puesto de acuerdo en la existencia de tres tipos de celulitis (dura o compacta, edematosa y  flácida o blanda), que afectan al 85% de las mujeres mayores de 20 años y al 10% de los hombres. Esta realidad llevó al equipo de médicos de Clínica Londres a introducir una herramienta novedosa para el tratamiento de la “piel de naranja”: el Cellulaze.

El Cellulaze es el único láser cuyo uso ha sido aprobado por la Food and Drug Administration (FDA) de los Estados Unidos para el tratamiento de la celulitis; es altamente efectivo en la eliminación del tejido adiposo y, por consiguiente, ayuda a evitar los daños que la celulitis provoca en la piel. Se trata de un procedimiento poco invasivo que consiste en introducir bajo la piel una fibra 3D muy pequeña que calienta y rompe las células de grasa junto con las fibras que unen la piel y el músculo.

Precisamente, las irregularidades en la forma y en localización de las fibras mencionadas, permite la formación de los compartimentos irregulares donde la grasa finalmente se acumula generando los pequeños hoyuelos que caracterizan a la “piel de naranja”.  Según el doctor Antonio Pineda, responsable de la Unidad de Cirugía Estética de Clínica Londres, “con esta nueva técnica se consigue reafirmar la piel devolviéndole la elasticidad perdida por el paso del tiempo ya que favorecemos y estimulamos la producción de colágeno para mejorar el tejido haciéndolo más fino y elástico y devolviéndole su apariencia sana. Es, además, un procedimiento muy rápido y que realizamos con anestesia local en nuestro nuevo centro quirúrgico de Barcelona”.

El tratamiento con Cellulaze está disponible exclusiva en el nuevo centro quirúrgico que Clínica Londres ha abierto en Barcelona.

Es mucho lo que se puede contar sobre las operaciones de aumento de senos, sin embargo,  muy pocas veces se incide en los aspectos estadísticos. Clínica Londres ha realizado un estudio sobre las peticiones de las mujeres que se realizan mamoplastias de aumento que permite realizar una estructura de la demanda de las mujeres por provincias.

Las prótesis y sus tamaños

Según los mencionados datos, las provincias de Córdoba y Almería son los lugares donde las mujeres solicitan los implantes mamarios de mayor tamaño. Las dimensiones preferidas por las cordobesas y almerienses se hallan entre los 389 gramos, en el primer caso, y los 375 gramos, en el segundo. Ambas prótesis son consideradas como  “grandes” por todos los expertos.

Además, las provincias del este y del sur de España ocupan los primeros puestos en  cuanto a la demanda de implantes de gran tamaño. Eso sí, Orense, Segovia y Ciudad Real constituyen excepciones. En estas zonas, la preferencia  de las mujeres ronda las prótesis de unos  337 gramos.

En cuanto a las prótesis de menor tamaño, las mujeres de Cáceres y de Pontevedra son las que tienen preferencia por este tipo de implantes. En estas provincias el promedio es de 273 y de 275 gramos, respectivamente. Les siguen de cerca Badajoz, Toledo, Asturias, León y Lérida, lugares en los que las dimensiones más solicitadas se sitúan por debajo de los 300 grs.

El término medio se halla en las cirugías que se efectúan en Navarra, Baleares, Madrid, País Vasco, Barcelona, Cantabria, Valladolid, Zaragoza y La Coruña. En estos lugares, los implantes más solicitados son los que pesan entre 300 y 330 gramos. Ni mucho ni poco.

A pesar de todo lo expuesto, el Doctor Agustín Ramos, Director Médico de Clínica Londres, asegura que “la tendencia en cuanto al tamaño ha variado en los últimos 10 años. Mientras que hace años había una amplia demanda de implantes de gran tamaño, actualmente la mayoría opta por prótesis más discretas y proporcionadas”.

La mamoplastia de aumento es una de las cirugías estéticas más solicitadas entre las mujeres. El sentido común nos dice que este procedimiento, conocido popularmente como operación de aumento de pecho, es parte fundamental de la oferta que los centros médicos especializados ponen al alcance de sus pacientes.

La mamoplastia de aumento es una técnica muy útil en los casos de mujeres con  pechos pequeños, asimétricos o caídos producto de bruscos cambios de peso, del embarazo, la lactancia y, por supuesto, de factores genéticos. Pero también constituye una herramienta fundamental en la recuperación física y psicológica de las mujeres que han tenido que someterse a una mastectomía.

¿Qué tipo de prótesis existen?

Antes de practicar una mamoplastia de aumento, el médico especialista tiene que llevar a cabo una serie de exámenes con el fin de corroborar que la paciente se halla en las condiciones físicas adecuadas. En este sentido, una analítica completa, un electrocardiograma, una prueba de esfuerzo y una consulta pre-anestésica, constituyen las pruebas básicas a realizar antes de la intervención.  Esta fase también sirve para determinar el tipo de prótesis que se utilizará. Las opciones son:

–          Según el relleno: salina o de silicona.

–          Según la textura: lisa o rugosa.

–          Según el perfil: ultra alto, alto, medio, bajo.

–          Según la forma: redondas o anatómicas.

En cuanto a la cirugía, consiste en insertar una prótesis de silicona a través de uno de estos procedimientos: debajo de los pectorales o debajo de la glándula mamaria. Para realizar la intervención -que  suele tener régimen ambulatorio y no dura más de una hora-, el médico efectúa una incisión muy pequeña en el borde inferior de la areola, aunque también es común introducir la prótesis utilizando la vía axilar. Después de 3 ó 4 horas, la paciente puede volver a su casa.

Es importante que la paciente mantenga reposo y evite los movimientos bruscos durante los 3 ó 4 días posteriores a la cirugía. Además, se recomienda que no levante pesos y que utilice un sujetador deportivo hasta que transcurran 15 días desde el inicio del postoperatorio.

Desde hace unos años ha crecido considerablemente el número de pacientes que solicitan tratamientos estéticos no invasivos. Entre los muchos factores que inciden en este cambio de actitud se encuentra la  toma de conciencia de que los beneficios de estos procedimientos van más allá de lo exclusivamente cosmético.

Independientemente de los motivos que explican la modificación de las tendencias de consumo, las cifras demuestran un incremento del número de tratamientos realizados. Según los datos recogidos por Clínica Londres, durante 2011, procedimientos como la depilación láser o el bótox sufrieron un crecimiento del  10% y del 11%, respectivamente.  En cuanto a las liposucciones, su número aumentó en un 20% en comparación con las cifras de 2010.

En lo que respecta a la toxina botulínica (bótox), la misma estadística revela que del total de pacientes un 90% fueron mujeres y el 10% restante, hombres. Estos últimos se muestran cada vez más interesados en probar este tratamiento, debido a que revitaliza la expresión facial y atenúa las arrugas casi desde el primer día. La depilación láser, por su parte, es más solicitada porque es el método más eficaz y rápido de terminar con el vello no deseado, en especial en ingles y axilas.

En palabras del Dr. Agustín Ramos, Director Médico de Clínica Londres, la liposucción debe su éxito a que “es una técnica muy eficaz, cuyos resultados se aprecian a medio plazo”. Asegura, además, que “en la actualidad contamos con novedades como la liposucción asistida por láser, un procedimiento con el que conseguimos una reducción de volumen y un efecto de retracción de la piel excelente”.

Por último, uno de los aspectos que más destacan en las personas que acuden a una clínica estética es que eligen sus tratamientos teniendo en cuenta criterios relacionados con la salud. En este sentido, el especialista de Clínica Londres menciona que “ya no es suficiente con perder peso y volumen, el paciente quiere que los efectos sean duraderos y exige mejoras notables en su salud y estilo de vida”.

 

Entrevista al doctor José Ramón Martínez Méndez (*)

– Especialista en Cirugía Plástica, Reconstructiva y Estética de Clínica Londres y del Hospital La Paz de Madrid.

– Profesor Asociado de la Universidad Autónoma de Madrid

-Miembro asociado de la European Asociation of Societies of Plastic Surgery, entre otras.

 
¿Cómo se llama este nuevo tratamiento?
Liposucción asistida por láser.

¿En qué consiste?
Consiste en hacer una liposucción en la que es el láser el que se encarga de romper las células que acumulan la grasa, así como tratar la piel para conseguir su retracción. Con este procedimiento mejoramos el resultado que se obtiene con una liposucción convencional en zonas donde la laxitud cutánea es un problema.

¿En qué basa su eficacia?
El tratamiento que ofrece Clínica Londres utiliza el Smartlipo Triplex de Cynosure, el único láser con tres longitudes de onda: una que trata la grasa, otra que coagula los vasos sanguíneos y otra que tensa la piel. Este sistema permite aumentar la eficacia del tratamiento, incrementar su efecto lipolítico y mejorar el resultado estético. El resultado es similar al de una liposucción tradicional, en cuanto a reducción de volumen, pero mejora el aspecto de la piel, que estará mucho más lisa, firme y uniforme.

¿Cuáles son los resultados del tratamiento?
El resultado es como el de una liposucción tradicional en cuanto a volumen, pero mejora la piel, evita el descolgamiento que se observa a veces, y, además evita la aparición de celulitis en las zonas tratadas.

¿Cuál es el perfil del paciente para el que está indicado este tratamiento?
Pacientes candidatas a una liposucción en zonas donde existe laxitud, como cara interna de muslos, abdomen, cara interna de brazos y papada, fundamentalmente. Se puede aplicar en las zonas convencionales de liposucción, pero es en estas zonas donde aporta mayores beneficios. Un especialista debe valorar siempre a la paciente para determinar si es candidata a lipoláser o a liposucción convencional.

¿Cuántas sesiones hacen falta?
Sólo una. Se comporta como una liposucción normal.

¿Cuánto dura la sesión?
Dependiendo de la cantidad de grasa excedente. Lo normal es que sea alrededor de una hora.

¿Se utiliza anestesia? ¿De qué tipo?
Se puede realizar con anestesia local, pero aconsejamos siempre anestesia local más sedación, para mejorar el confort de la paciente durante la intervención y disminuir los riesgos.

¿Cuánto dura el efecto? ¿Es permanente?
El efecto es permanente puesto que la retirada de la grasa es definitiva, sin embargo la paciente debe cuidarse para evitar engordar y por tanto, recuperar el peso perdido.

¿Es doloroso? ¿Quedan marcas o cicatrices?
Al igual que la liposucción la paciente está molesta las primeras 24-48 horas, pero se controla bien con analgesia oral convencional. Deja dos pequeñas cicatrices de 2-3 mm en cada zona tratada, que es por donde se introduce la cánula. Sin embargo, se suelen ir borrando a lo largo del primer año hasta desaparecer casi por completo.

¿Existe postoperatorio?
Sí, pero es mínimo. La paciente debe pasar unas 2 horas en la clínica para después marcharse a casa. Se aconseja una faja durante unos 10-15 días, dependiendo del caso, y utilizar algo de analgesia durante los primeros días.

¿Plazos de recuperación?
Lo habitual con tratamientos de una o dos zonas, es que permita hacer una vida normal en 1-2 días. Si se hace el tratamiento un jueves o viernes, la paciente se puede reincorporar a la vida laboral el lunes en buenas condiciones. Si el tratamiento se realiza entre semana, solemos aconsejar dejar un par de días para hacer una vida normal.

¿Cuál es su precio?
Aproximadamente 3.500 euros por zona.

Según un estudio elaborado por Clínica Londres, el 89% de las pacientes de su Unidad de Cirugía Estética buscan resultados naturales y equilibrados. “La mujer tipo que acude a nuestras clínicas es una mujer que, en general, está contenta con su cuerpo pero desea mejorar un aspecto concreto de su anatomía, borrar los efectos del paso del tiempo o prevenirlos, pero siempre buscando la armonía y la proporción”, señala el Dr. Agustín Ramos, Director Médico de Clínica Londres.

Ante todo, somos médicos y por eso siempre optamos por el tratamiento más saludable para nuestras pacientes, utilizando tecnologías de vanguardia ampliamente testadas y los mejores materiales. Recibimos a las pacientes, las escuchamos, las atendemos, las asesoramos y las guiamos supervisando todo el tratamiento de principio a fin”, indica el Dr. Ramos.

Desde el punto de vista de los materiales utilizados, los cirujanos estéticos de Clínica Londres están comenzando a utilizar un nuevo tipo de sutura con el que se minimizan las cicatrices. “Hemos conseguido reducir al máximo las huellas de la operación, eso sí, una vez retirada la sutura, debe ser el paciente el que cuide su cicatriz evitando la exposición al sol e hidratándola adecuadamente”, subraya el especialista de Clínica Londres.

El menos es más está de moda
Si en los años 80 y 90 se buscaban looks exagerados, en estas primeras décadas del siglo XXI las mujeres eligen la discreción. El 89% de las pacientes señala que es muy importante para ellas que los resultados sean muy naturales. “Las mujeres quieren verse más guapas, pero no desean que se note que se han retocado”, añade el especialista de Clinica Londres.

Además y gracias a la rápida evolución de la tecnología que permite obtener resultados eficaces con técnicas cada vez menos agresivas y más seguras hace que las mujeres puedan realizarse las intervenciones con la mínima repercusión para su vida cotidiana sin necesidad de coger días de vacaciones. “Las mujeres tienen un ritmo de trabajo muy alto y no quieren que un tratamiento de estética interrumpa su vida diaria”, concluye el Dr. Ramos.

Y RECUERDA, CUANDO SE TRATE DE TU SALUD, BIENESTAR Y ESTÉTICA, ELIGE SIEMPRE UN CENTRO MÉDICO DE GARANTÍA

DEPILACIÓN LÁSER
Dr. Ángel Sierra, Médico Estético de Clínica Londres
__________________________________________________________________________

– ¿Qué puntos deberíamos tener en cuenta como usuarias para elegir un buen Centro de Depilación?

Si estamos pensando en hacernos la depilación láser deberíamos tener en cuenta los siguientes puntos:

Acudir a un centro que tenga la autorización sanitaria.

Que el personal del centro tenga la titulación precisa para manejar los equipos.

Que la primera consulta sea con un médico especialista que estudie el tipo de piel y que establezca la potencia del tratamiento.

Que el tratamiento esté supervisado siempre por un médico, lo que garantiza que no haya contratiempos, pero que en caso de que los haya, podrá aplicar el tratamiento oportuno para subsanarlos.

– ¿La diferencia entre un buen y un mal centro la marca solo el equipo (máquina) con el que se trabaja o también los profesionales (médicos expertos en el manejo de equipos o personal sin titulación)?

Es una combinación de ambas cosas, es muy importante que los equipos sean los mejores, que además estén en plenas condiciones con un correcto mantenimiento y que además sean manejados por personal cualificado.

¿Cuando se habla de ‘plataforma láser completa’ a qué nos estamos refiriendo? ¿Con qué equipos se trabaja en Clínica Londres?

Actualmente existen una gran variedad de equipos para la depilación, por ejemplo en Clínica Londres contamos con una amplia plataforma lumínica: Diodo Soprano, Alejandrita de pulso fijo y de pulso variable, Neodimio-Yag, y PLS3. Disponer de una plataforma así nos permite adecuar de manera personalizada el tratamiento de depilación láser a cada persona y a cada tipo de piel, incluso la misma persona puede tener la piel en un estado diferente, por ejemplo si ha tomado el sol o también vamos utilizando uno u otro en función de la fase en la que se encuentra el pelo. Se trata por tanto de personalizar al máximo el tratamiento. La elección del tipo láser y de los parámetros en cada paciente y en cada fase del tratamiento son determinados por un médico especialista en una primera consulta gratuita.

– Los malos equipos dan peores resultados… ¿cómo lo nota el consumidor? (expectativas incumplidas…)

Es importante tener buenos equipos ya que estos tienen las siguientes ventajas:

Son más seguros. Actúan de forma definitiva dejando indemne las zonas adyacentes al folículo piloso, esto evita los efectos no deseados y resulta menos doloroso.

Son más efectivos. Se necesitan menos sesiones y a la larga el tratamiento es más económico. En este sentido hay que desconfiar de los centros donde citen a las pacientes con menos de 8 semanas entre sesión y sesión, ya que este es el tiempo mínimo y corresponde al ciclo de crecimiento del vello; si no están presentes el mayor número de folículos no se tratará todo el vello, siendo menos efectiva la sesión..

Son más rápidos. Se tratan grandes zonas del cuerpo en menos tiempo, por lo que las sesiones son más cortas.

Los resultados son más duraderos. Si vuelve a crecer algo de vello este será muy fino y prácticamente imperceptible.

– ¿Sabe si existe alguna regulación o normativa al respecto?

Las clínicas de estética cuentan con un registro sanitario están sometidas a la legislación vigente en cada comunidad autónoma, con inspecciones regulares y periódicas, lo que garantiza la seguridad del paciente. Además, Clínica Londres es la primera institución médica en Europa que obtuvo el certificado de calidad ISO 9001-2008 para Cirugía Plástica Reparadora y Estética, Medicina Estética y Unidad de Obesidad.

Por otro lado la tecnología que empleamos dispone de la autorización de la FDA americana y de las autoridades sanitarias de la UE.

Más información aquí

Lo que antes se consideraba como un tratamiento propio del público femenino ya no lo es. Cada día son más los hombres que acuden a las clínicas de medicina estética para someterse a tratamientos con bótox. La intención, en la mayoría de los casos, es combatir las líneas de expresión que con el tiempo aparecen en el entrecejo y, además, solucionar uno de los grandes problemas masculinos: la excesiva sudoración axilar.

Se sabe que en el caso de los hombres, la piel es más gruesa que la de las mujeres, lo que provoca que se produzcan arrugas mucho más profundas. A esto hay que añadir la reticencia de muchos hombres a utilizar cremas hidratantes o anti envejecimiento, aunque lo cierto es que se trata de un hábito que también ha comenzado a cambiar.

Según el Dr. Antonio Muñoz, especialista en medicina estética de Clínica Londres Sevilla, esta nueva preocupación de los varones por su aspecto físico está llevando a muchos de ellos, en especial a los que rondan los 30 años de edad, a buscar tratamientos con bótox para atenuar los problemas causados en el rostro por las líneas de expresión y los otros relacionados con el exceso de sudoración (hiperhidrosis).

El Dr. Muñoz asegura que el uso de esta sustancia siempre dependerá del estado en que se encuentre el cutis a tratar, algo que no tiene relación necesariamente con la edad del paciente.

En este punto vale la pena recordar que el bótox actúa inhibiendo la acetilcolina que está presente en las terminaciones nerviosas. Como consecuencia, entre las 48 y 72 horas posteriores a la aplicación, los músculos se relajan y las arrugas desaparecen. Además, su utilización no implica que el rostro del paciente  pierda expresividad, sino que la piel se rehidrata y gana en luminosidad.

Algunas recomendaciones a tomar en cuenta después de realizarse un tratamiento con bótox:

–          No acostarse entre las 4 ó 5 horas posteriores al tratamiento.

–          No masajear la zona durante las primeras 12 horas.

–          Tener cuidado con cremas y lociones.

–          Evitar la exposición al sol durante los días siguientes.

Uno de los procedimientos más solicitados en cirugía estética es la rinoplastia. Este tipo de intervención, conocido comúnmente como “operación de nariz”, ha llegado a ser, con el paso del tiempo, algo muy habitual en las consultas de los médicos especialistas.

La percepción  generalizada la vincula sólo con el ámbito de lo cosmético, pero también hay pacientes que deciden operarse por problemas de salud, como la desviación del tabique nasal que impide respirar correctamente.

En general las principales motivaciones para una rinoplastia son:

Reducir o remodelar la nariz

Cambiar la forma de la punta o del puente

Remodelar la apertura de los orificios nasales

Cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior

Desde la Unidad de Cirugía Estética de Clínica Londres explican que el perfil del paciente suele estar constituido por personas jóvenes de entre 20 y 40 años que tienen la percepción de que su nariz no está en armonía con los rasgos de su cara. El tamaño o la forma de la nariz pueden ocasionar problemas estéticos y de salud. Así,  el objetivo de esta intervención es conseguir una nariz armónica en su forma y tamaño y que, además, sea proporcional al rostro. En algunos casos se puede asociar a cirugía de tabique nasal (septoplastia).

La rinoplastia se puede realizar mediante dos técnicas: en la  más habitual, se realiza una sencilla incisión dentro de las fosas nasales, que no deja ninguna cicatriz visible. En los casos más complejos, se opta por un procedimiento abierto que consiste en levantar la piel mediante una incisión en el tejido vertical y separarla de la estructura ósea y cartilaginosa en que se apoya, que será esculpida en la forma deseada.

También en importante que la operación consiga corregir los defectos pero al mismo tiempo logre que la nariz tenga un aspecto natural, sin modificar demasiado las facciones del paciente.