Datos acerca de las razones de la rinoplastia

clinicalondres Por clinicalondres El 30 de julio de 2012

Uno de los procedimientos más solicitados en cirugía estética es la rinoplastia. Este tipo de intervención, conocido comúnmente como “operación de nariz”, ha llegado a ser, con el paso del tiempo, algo muy habitual en las consultas de los médicos especialistas.

La percepción  generalizada la vincula sólo con el ámbito de lo cosmético, pero también hay pacientes que deciden operarse por problemas de salud, como la desviación del tabique nasal que impide respirar correctamente.

En general las principales motivaciones para una rinoplastia son:

Reducir o remodelar la nariz

Cambiar la forma de la punta o del puente

Remodelar la apertura de los orificios nasales

Cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior

Desde la Unidad de Cirugía Estética de Clínica Londres explican que el perfil del paciente suele estar constituido por personas jóvenes de entre 20 y 40 años que tienen la percepción de que su nariz no está en armonía con los rasgos de su cara. El tamaño o la forma de la nariz pueden ocasionar problemas estéticos y de salud. Así,  el objetivo de esta intervención es conseguir una nariz armónica en su forma y tamaño y que, además, sea proporcional al rostro. En algunos casos se puede asociar a cirugía de tabique nasal (septoplastia).

La rinoplastia se puede realizar mediante dos técnicas: en la  más habitual, se realiza una sencilla incisión dentro de las fosas nasales, que no deja ninguna cicatriz visible. En los casos más complejos, se opta por un procedimiento abierto que consiste en levantar la piel mediante una incisión en el tejido vertical y separarla de la estructura ósea y cartilaginosa en que se apoya, que será esculpida en la forma deseada.

También en importante que la operación consiga corregir los defectos pero al mismo tiempo logre que la nariz tenga un aspecto natural, sin modificar demasiado las facciones del paciente.