Bótox. Un tratamiento que crece entre los hombres

clinicalondres Por clinicalondres El 21 de agosto de 2012

Lo que antes se consideraba como un tratamiento propio del público femenino ya no lo es. Cada día son más los hombres que acuden a las clínicas de medicina estética para someterse a tratamientos con bótox. La intención, en la mayoría de los casos, es combatir las líneas de expresión que con el tiempo aparecen en el entrecejo y, además, solucionar uno de los grandes problemas masculinos: la excesiva sudoración axilar.

Se sabe que en el caso de los hombres, la piel es más gruesa que la de las mujeres, lo que provoca que se produzcan arrugas mucho más profundas. A esto hay que añadir la reticencia de muchos hombres a utilizar cremas hidratantes o anti envejecimiento, aunque lo cierto es que se trata de un hábito que también ha comenzado a cambiar.

Según el Dr. Antonio Muñoz, especialista en medicina estética de Clínica Londres Sevilla, esta nueva preocupación de los varones por su aspecto físico está llevando a muchos de ellos, en especial a los que rondan los 30 años de edad, a buscar tratamientos con bótox para atenuar los problemas causados en el rostro por las líneas de expresión y los otros relacionados con el exceso de sudoración (hiperhidrosis).

El Dr. Muñoz asegura que el uso de esta sustancia siempre dependerá del estado en que se encuentre el cutis a tratar, algo que no tiene relación necesariamente con la edad del paciente.

En este punto vale la pena recordar que el bótox actúa inhibiendo la acetilcolina que está presente en las terminaciones nerviosas. Como consecuencia, entre las 48 y 72 horas posteriores a la aplicación, los músculos se relajan y las arrugas desaparecen. Además, su utilización no implica que el rostro del paciente  pierda expresividad, sino que la piel se rehidrata y gana en luminosidad.

Algunas recomendaciones a tomar en cuenta después de realizarse un tratamiento con bótox:

–          No acostarse entre las 4 ó 5 horas posteriores al tratamiento.

–          No masajear la zona durante las primeras 12 horas.

–          Tener cuidado con cremas y lociones.

–          Evitar la exposición al sol durante los días siguientes.