Mamoplastia de aumento: qué es y cómo se realiza

clinicalondres Por clinicalondres El 20 de noviembre de 2012

La mamoplastia de aumento es una de las cirugías estéticas más solicitadas entre las mujeres. El sentido común nos dice que este procedimiento, conocido popularmente como operación de aumento de pecho, es parte fundamental de la oferta que los centros médicos especializados ponen al alcance de sus pacientes.

La mamoplastia de aumento es una técnica muy útil en los casos de mujeres con  pechos pequeños, asimétricos o caídos producto de bruscos cambios de peso, del embarazo, la lactancia y, por supuesto, de factores genéticos. Pero también constituye una herramienta fundamental en la recuperación física y psicológica de las mujeres que han tenido que someterse a una mastectomía.

¿Qué tipo de prótesis existen?

Antes de practicar una mamoplastia de aumento, el médico especialista tiene que llevar a cabo una serie de exámenes con el fin de corroborar que la paciente se halla en las condiciones físicas adecuadas. En este sentido, una analítica completa, un electrocardiograma, una prueba de esfuerzo y una consulta pre-anestésica, constituyen las pruebas básicas a realizar antes de la intervención.  Esta fase también sirve para determinar el tipo de prótesis que se utilizará. Las opciones son:

–          Según el relleno: salina o de silicona.

–          Según la textura: lisa o rugosa.

–          Según el perfil: ultra alto, alto, medio, bajo.

–          Según la forma: redondas o anatómicas.

En cuanto a la cirugía, consiste en insertar una prótesis de silicona a través de uno de estos procedimientos: debajo de los pectorales o debajo de la glándula mamaria. Para realizar la intervención -que  suele tener régimen ambulatorio y no dura más de una hora-, el médico efectúa una incisión muy pequeña en el borde inferior de la areola, aunque también es común introducir la prótesis utilizando la vía axilar. Después de 3 ó 4 horas, la paciente puede volver a su casa.

Es importante que la paciente mantenga reposo y evite los movimientos bruscos durante los 3 ó 4 días posteriores a la cirugía. Además, se recomienda que no levante pesos y que utilice un sujetador deportivo hasta que transcurran 15 días desde el inicio del postoperatorio.