El contorno de los ojos: una zona muy delicada

busca@dmin Por busca@dmin El 6 de noviembre de 2014

El contorno de los ojos se compone de una piel muy sensible y delgada, llegando a ser cinco veces más fina que en el resto de la cara y diez más que en el cuerpo. A pesar de ello, estamos ante la parte de la epidermis corporal más elástica y con baja cantidad de colágeno; así como una cantidad menor de glándulas sebáceas.

Todas estas características hacen del contorno de ojos una de las zonas que más sufre el paso del tiempo, y cuyo cuidado ha de ser mucho más concienzudo y suave que el resto.

CARACTERISTICAS DEL CONTORNO DE OJOS

Como ya hemos expuesto, estamos hablando de una zona delicada y con gran riesgo de corrosiones y daños naturales. Sus principales características pasan por esta sensibilidad y su composición:

  • Extremadamente fina: la parte que rodea al ojo se compone de una piel cinco veces más fina que en el resto del rostro.
  • Su grado de colágeno y elastina hacen de ella una dermis muy elástica.
  • Al ser más deslizante y delgada, su grado de corrosión es mayor.
  • Esta corrosión se debe al hecho de ser una de las pieles que más sufre el daño natural, así como un movimiento continuo de los músculos que la componen debido al parpadeo y los incesantes flujos de enfoque visual. Esta contracción de los mismos tan asidua propicia la salida de arrugas prematuras, así como “patas de gallo” y otras imperfecciones.
  • Se encuentra también en constante exposición solar, al igual que el resto de la cara. Tomar el sol sin tener las debidas precauciones es muy corrosivo para la dermis.
  • Con el paso del tiempo, las bolsas de grasa situadas bajo los ojos, las denominadas “septum”, tienden a relajarse y caer por su propio peso, dando así la aparición de las bolsas en los ojos.

Esta misma zona puede verse también afectada debido a la falta de un descanso correcto y suficiente. Es por eso que aparecen las ojeras: una excesiva pigmentación debido a la sobreproducción de melanina.

CUIDAR DE ELLOS

Debido a que esta zona sufre un movimiento continuo, achacándose más de 10000 parpadeos diarios, es la mayor fuente de aparición para rasgos de la edad. Una manera de combatir estos rasgos pasa por la utilización de determinados productos, un descanso aceptable y una alimentación equilibrada y sana.

Sustancias hidratantes para el tratamiento de las arrugas sirven como una manera de contrarrestar su prematura llegada. Además, utilizar formadores de colágeno, antioxidantes como la vitamina C y drenantes favorece una mayor regeneración y control de corrosión en la zona. Existen productos especialmente indicados para el cuidado de esta zona.

La tenencia de esta piel tan sensible en un lugar tan importante como los ojos se convierte en una constante necesidad de cuidado y tratamiento que evite su tendencia a estropearse, puesto que cumple una función primordial.

Utilizar todos los consejos dados y conocer los riesgos de exposición y daños que se puedan acontecer, ayudará a lucir una piel sana y con aspecto cuidado, en una de las zonas más importantes para el cuerpo, y cuya función es indispensable para la salud de nuestros ojos.

Para saber más de los efectos que tiene la Vitamina C sobre la piel mira el vídeo: