Cómo combatir la depresión invernal

paulasanchez Por paulasanchez El 31 de octubre de 2012

Cuando empieza a haber menos luz
Desde la llegada del otoño, aproximadamente una de cada diez personas (un 75% mujeres) sufre un Trastorno Afectivo Estacional (TAS), comúnmente conocido como depresión de invierno o estacional. Según varios estudios, el elemento disparador sería la falta considerable de luz natural para el organismo. De hecho, los períodos de día y de insolación se reducen considerablemente en invierno. El resultado es que el cerebro segrega más melatonina, la hormona llamada “somnífera”, que nos vuelve más letárgicos, irritables y desincroniza nuestro reloj biológico interno.

Pero, ¿cómo podemos luchar contra ese sentimiento?

Mirando al futuro

Pues nada mejor para combatir ese cambio de humor, esa falta de energías, que nos asedia puede verse compensada pensando en ese próximo viaje. Si en los meses de verano la mayoría dirige sus miradas a las playas desiertas, el invierno tiende a mirar más hacia el interior.

Aprovecha los ratos de sol para caminar por un parque, sola o con tu pareja o tus amigos, o incluso para gandulear en las tiendas. No hay nada mejor que el movimiento para evitar dar vueltas a la cabeza…

¿Aún no sabes dónde ir? Tan solo tienes que entrar en un buscador de vuelos cómo Liligo.es, introducir tu aeropuerto de salida y buscar las mejores ofertas que te puedan llevar a tu destino soñado.

Sea como fuere, el tener en mente ese siguiente viaje puede ser una gran terapia que nos ayude a sobrellevar la reducción de horas de luz, la llegada de las lluvias y el frío. Una forma de alentarnos con esa fecha que nos espera para descubrirnos un poco más el mundo que nos rodea.