Viajar más facilmente gracias a Internet

paulasanchez Por paulasanchez El 7 de noviembre de 2012

El mundo de los viajes evoluciona al igual que lo hace la sociedad, y en este caso ese tejido social conectado al mundo a través de la red de redes (la cual se vuelve cada vez más imprescindible en el día a día actual) se ve reflejado en innumerables aspectos de la realidad.

Organizar un viaje por Internet supone recorrer el mundo dos veces. El itinerario por las webs que hablan del país que se va a visitar puede llegar, incluso, a ser tan apasionante como el propio viaje. En Internet están reflejados todos los sonidos e imágenes del planeta y es tan sencillo acceder a la información del pueblo de al lado como a la de Australia o la Antártida. Sólo hay dos problemas: no todos tenemos un ordenador conectado a Internet y, lo peor, una gran mayoría de la información está en inglés. El primer problema se puede solucionar acudiendo a los cibercafés que abundan por las calles españolas, o recurriendo a los amigos internautas. Lo segundo tiene más difícil arreglo, aunque existen programas de traducción de páginas web al castellano

Como no podía ser de otro modo, el mundo de los viajeros es otro de los grandes beneficiados por esa evolución tecnológica y su socialización. Actualmente podemos encontrar buscadores de viaje con los que poder comparar toda la oferta de viajes de la red, siendo cada vez más sencillos de usar, más precisos y funcionales. En este grupo cabe destacar el buscador de viaje gratuito más avanzado del momento, Liligo, una de esas herramientas que cuando la empezamos a usar nos engancha hasta que nos hacemos auténticos fans gracias a sus prestaciones y comodidad en el uso.

Otra de esas herramientas que van tomando el carácter de casi imprescindible son muchas de las relacionadas con los llamados teléfonos inteligentes, los “Smartphones”. Desde las guías de viajes para descargar a aplicaciones tan “peculiares” como son las de “Realidad aumentada”, todo esto pasando por los traductores de diverso tipo.

 

Pero ejemplos sobre las conexiones del mundo digital 2.0 y el mundo de los viajes van en infinidad de direcciones. Sea en la de la descripción de elementos culturales como museos y edificios, a otros como hechos históricos, idiomas, costumbres,… Un mundo casi infinito que se abre ante nosotros con una facilidad pasmosa.

 

Cuesta imaginarse a día de hoy un mundo sin estas nuevas herramientas, volviendo a la antigua forma de obtener información, la cual era casi imposible que fuera tan precisa. Si en su momento la llegada de las low cost supuso una auténtica revolución, este nuevo paso es la constatación de los nuevos tiempos que corren.