santalucía dona 182.000 euros a ONG en 2013

santalucia Por santalucia El 25 de febrero de 2014

santalucia solidariaLa aseguradora ayudó a 12 entidades en la inserción laboral de discapacitados

La aseguradora santalucía donó 182.000 euros a organizaciones no gubernamentales (ONG) en 2013 para la integración laboral y equipamientos para personas con discapacidad. En total, la compañía, sus sociedades de mediación y sus empresas participadas realizaron donaciones a 12 instituciones sin ánimo de lucro el pasado año.

Las ONG que se beneficiaron de esta aportación de santalucía fueron Fundación ADECCO, Fundación TOMILLO, Fundación RANDSTAD, Fundación AFIM, Fundación APROCOR, Fundación PRODIS, Fundación DOWN Madrid y País Vasco, Fundación CARMEN PARDO-VALCARCE, AFAD Valdepeñas, ASPACE Granada y Fundación URIBE COSTA.

Esta entidad muestra así que su compromiso con las personas y la sociedad, afianzado durante 90 años de experiencia en la cobertura de riesgos que afectan al ámbito familiar, va más allá de sus más de 7,2 millones de asegurados, puesto que con estas donaciones enmarcadas en su Plan Director de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) pretende echar una mano también a otras personas que necesitan ayuda o respaldo social.

Según señala santalucía, el grupo responde con estas donaciones con las medidas alternativas propuestas por la Ley de Integración Social y Laboral de Minusválidos, entre las que se incluyen las donaciones y acciones de patrocinio de carácter monetario para actividades de inserción laboral y creación de empleo de personas con discapacidad cuando la entidad beneficiada sea una fundación o una asociación dedicada a la formación, inserción laboral y creación de empleo a favor de las personas con discapacidad.

La legislación española obliga a las compañías públicas o privadas con más de 50 empleados a que un 2 por ciento de su plantilla esté formado por trabajadores con algún tipo de discapacidad. Pero, al ver que en ocasiones no era posible cubrir ese cupo con personas con minusvalías, el Parlamento aprobó un decreto en el que posibilita, desde el año 2000, que las empresas puedan alegar supuestos de excepcionalidad para no cumplir con esa reserva de empleo y, en su lugar, adoptar alguna medida alternativa, como las donaciones.