santalucía, comprometida con las personas y el medio ambiente

santalucia Por santalucia El 4 de junio de 2014

La compañía diseña su primer Plan de Responsabilidad Social Corporativa

rsc_imagenLa Responsabilidad Social Corporativa (RSC) o Responsabilidad Social Empresarial (RSE) en España tiene mucho éxito entre las grandes empresas españolas, en parte, por el impulso aportado por parte de la sociedad civil, según valora un informe de la Comisión Europea sobre este sector, publicado en junio de 2013.

Entre las conclusiones de este documento, dirigido por el doctor en Economía y miembro de la Real Academia de Ciencias Económicas y Financieras Aldo Olcese, se apunta el “destacado avance” de la RSE de las compañías que ocupan posiciones de liderazgo en muchos estándares internacionales de calidad y excelencia.

Esta política empresarial entiende que la compañía es una institución con una responsabilidad más allá de su negocio y sus beneficios económicos. Según la define el Libro Verde de la Unión Europea, la RSC consiste en que las compañías integren de manera voluntaria las preocupaciones sociales y medioambientales en sus transacciones comerciales y contactos con sus interlocutores.

En esta línea, la aseguradora santalucía, fundada en 1992 para atender las preocupaciones y necesidades de las familias españolas, ha diseñado su primer Plan de Responsabilidad Social Corporativa. Su objetivo es “crear valor compartido” con empleados, proveedores, mediadores, clientes, sociedad y medio ambiente, según explica la propia aseguradora, quien apuesta, eso sí, por la protección y el bienestar familiar como base de su iniciativa de RSC.

Visión de la RSC, comportamiento responsable, excelencia en el negocio y personas de santalucía son los cuatro ejes estratégicos en los que están centradas sus acciones de responsabilidad social corporativa destinadas a responder las demandas de instituciones sectoriales, clientes, empleados, mediadores, proveedores, sociedad y medioambiente, que son los grupos de interés de santalucía.

En el marco de esta política de RSC, por ejemplo, la aseguradora renovó y lanzó tres productos en 2012 (Asistencia Familiar iPlus y Hogar iPlus y Salud iPlus) en su compromiso con sus clientes. En cuanto a su plantilla, santalucía cuenta con diez personas con algún tipo de discapacidad entre sus 505 empleados y las mujeres son el 30 por ciento de los trabajadores, que tienen una edad media de 42 años y el 99 por ciento está contratado indefinidamente.

Respecto a la sociedad, su compromiso se plasma en varias campañas con distintas entidades sin ánimo de lucro a las que santalucía realiza una aportación económica, patrocina y aporta la participación voluntaria de sus empleados. Otro ejemplo de aplicación de la RSC es su apuesta por el medioambiente, tomando medidas para reducir consumos y emisiones en la gestión de la infraestructura de sus edificios, como mejorar el aislamiento término en la fachada, y una gestión eficiente de los residuos para garantizar su reciclaje.

Tras señalar que la RSC consiste en crear valor para todos los grupos de interés, esta aseguradora diferencia esta política empresarial de la “acción social” o filantropía. Así, considera que esta última consiste más en una labor externa de la empresa dirigida a beneficiar a la comunidad o algún colectivo concreto, mientras que la responsabilidad social corporativa se centra más en la estrategia de negocio y contempla a todos los públicos.

En su memoria RSC, el propio presidente de santalucía, Caros Álvarez Navarro, señala que la actualidad hace que esta entidad deba promover una renovación de sus esfuerzos con el objetivo de seguir ofreciendo “el mejor servicio y la mejor protección a las personas”, de forma “dinámica y ágil”.