3 razones para pasarse a la moto eléctrica

segurosamv Por segurosamv El 19 de marzo de 2014

Silenciosas y no contaminantes. Las motos eléctricas se han convertido en la mejor manera para desplazarse por la ciudad de una manera sostenible.

3 razones para pasarse a la moto eléctrica

Aun así, todavía hay algunos pocos que dudan de sus ventajas. Aquí os dejamos 3 razones para pasarse a la moto eléctrica:

1. No contaminan
No emiten gases tóxicos como óxidos de nitrógeno ni partículas finas como PM10. Estas emisiones son las causantes de la contaminación atmosférica de nuestras ciudades. Tampoco generan dióxido de carbono, que produce el llamado efecto invernadero. Según la UE, más del 40% de las emisiones de este gas se deben al tráfico rodado.
La contaminación acústica también es muy importante, mejor dicho, la ausencia de ella. Éstas motos no generan ruido, ni molestan al resto de ciudadanos.

2. Ahorras dinero
Hay un factor que declina la balanza para muchos conductores: el factor económico. Son muchos los que hacen números y se dan cuenta de que compensa pagar un poco más por tener un vehículo de éstas características.
Con una carga completa se pueden recorrer unos 100 kilómetros y supone un gasto en electricidad de unos 50 céntimos, unas cifras sin parangón con respecto a la gasolina. Además, los seguros de motos eléctricas no son más caros, sino a veces, incluso más baratos, puesto que estos vehículos eléctricos tienen menos averías. Pero no sólo se ahorra en el seguro de moto. Los costes de mantenimiento también son menores, así como el gasto en cambios de filtros y aceite.

3. Te hace la vida más cómoda
¿Cansado de buscar una gasolinera cada dos por tres? Otra de las grandes ventajas de las motos eléctricas es su comodidad. Llegas a casa, la enchufas y ya está. ¿Vale cualquier enchufe? Pues sí. No hace falta que esté completamente agotada para cargarla, incluso es mejor hacer este tipo de cargas parciales. La duración de una carga completa (dependiendo mucho del modelo) ronda las 3 ó 4 horas.

¿Aún con dudas? No lo pienses más y da el salto a la moto eléctrica. ¡Tu bolsillo y el planeta te lo agradecerán!